Press "Enter" to skip to content

Tuvidasindolor Posts

Destacada

¿Qué es una Unidad del dolor? 4.74/5 (157)

Si sufres dolor crónico o tus médicos no son capaces de controlar tus molestias puedes recurrir a una Unidad de Dolor. Muchos centros sanitarios públicos y privados cuentan con un equipo asistencial formado por médicos de diferentes especialidades  y enfermer@s dedicados específicamente al tratamiento del dolor.

Unidad del dolor

El equipo de trabajo de una Unidad del dolor suele estar coordinado por un médico anestesiólogo especialista en el tratamiento del dolor.

Desde la Unidad del dolor te propondrán un plan de tratamiento integral con el que poder recuperar en la medida de lo posible tu bienestar físico y emocional; tu vida de antes, la que tenías antes de que apareciera el dolor: tu vida sin dolor.

En tu plan de tratamiento podrán intervenir otros especialistas como son los neurocirujanos, traumatólogos, rehabilitadores, fisioterapeutas, reumatólogos, oncólogos, psicólogos, psiquiatras o médicos de atención primaria…

A una Unidad del Dolor acuden fundamentalmente pacientes con problemas de columna –  lumbalgia, cervicalgia, dorsalgia, lumbociática, dolor de la espalda operada o espalda fallida, radiculopatía,  estenosis de canal…- ciáticas, sacralgias, dolor miofascial o dolor muscular  (contracturas persistentes que no se han aliviado con los tratamientos convencionales)…

También recurren a los médicos especialistas de una Unidad del dolor pacientes con dolor neuropático,neuropatia diabética, neuropatías periféricas, neuralgia postherpética, neuralgia del trigémino, dolor regional complejo…) fibromialgia o con molestias severas por artritis o artrosis más frecuentemente en columna, hombros, caderas o rodillas. En colaboración con los servicios de Oncología, en las Unidades del dolor también tratan el dolor oncológico.

Las Unidades del dolor también se ocupan de los pacientes que sufren dolor intenso mal controlado tras someterse a una intervención quirúrgica de cualquier tipo.

Los médicos especialistas de las Unidades del dolor podrán ofrecerte para aliviar tus molestias muy distintos tratamientos; principalmente farmacológicos, técnicas quirúrgicas, rehabilitación y apoyo psicológico. Si quieres conocer en profundidad alguna de ellos te invitamos a que consultes nuestras páginas.

 Tratamientos habitualmente ofrecidos en una Unidad del dolor

Los profesionales que trabajan en las unidades del dolor también pueden recomendarte alguna terapias o “medicina” alternativa. Muchas de ellas no han demostrado en estudios científicos serios y avalados que su resultado en el tratamiento del dolor supere al placebo

¿Te ha gustado?

Dolor de cabeza, jaquecas y migrañas

¿Jaqueca? ¿Migraña? A más de uno le habrán diagnosticado en su casa porque suele haber más casos en la familia, y cuando alguien debuta con un terrible dolor como un martilleo en media cabeza acompañado de náuseas y vómitos y que le hace encerrarse durante horas en su habitación a oscuras hasta que se le pasa, enseguida identifican que tiene jaquecas como otros del clan familiar.

Quien la padece normalmente ha sido diagnosticado por su médico sin necesidad de muchas pruebas.

¿Te ha gustado?

La radioterapia en el dolor oncológico 4.73/5 (15)

radioterapia
Paciente a punto de empezar radioterapia en un acelerador lineal

La radioterapia es, junto con la cirugía y la quimioterapia, uno de los pilares básicos en el tratamiento del cáncer. La radioterapia juega asimismo uno de los papeles fundamentales en la paliación del dolor oncológico producido, bien por metástasis óseas, bien por afectación de tejidos blandos o bien por el propio tumor.

Los tumores que con mayor frecuencia producen metástasis óseas en su proceso evolutivo son: el cáncer de mama, el cáncer de próstata y el cáncer pulmonar. El objetivo básico de la radioterapia paliativa es el alivio del dolor, preservando la función de la región anatómica que tratemos y la estabilidad, en la medida de lo posible, del esqueleto.

¿Te ha gustado?

Hablando de sexo… 4.73/5 (15)

Una de las cosas que compruebo con frecuencia en mi práctica clínica es que, todavía, en pleno siglo XXI, nos cuesta hablar de sexo. Aún hay dificultades para sacar el tema, que se sigue soslayando, tanto por parte de los profesionales sanitarios -que se sienten incómodos y temen hablar de ello como si fuera una invasión en la intimidad ajena- como de los pacientes, que se sienten inhibidos al hablar de un tema que, en muchos casos, aún se considera tabú.

Pero si estamos hablando de dolor, tenemos que hablar de sexo.

¿Te ha gustado?