Press "Enter" to skip to content

Tuvidasindolor Posts

Destacada

¿Qué es una Unidad del dolor? 4.72/5 (107)

Si sufres dolor crónico o tus médicos no son capaces de controlar tus molestias puedes recurrir a una Unidad de Dolor. Muchos centros sanitarios públicos y privados cuentan con un equipo asistencial formado por médicos de diferentes especialidades  y enfermer@s dedicados específicamente al tratamiento del dolor.

Unidad del dolor

El equipo de trabajo de una Unidad del dolor suele estar coordinado por un médico anestesiólogo especialista en el tratamiento del dolor.

Desde la Unidad del dolor te propondrán un plan de tratamiento integral con el que poder recuperar en la medida de lo posible tu bienestar físico y emocional; tu vida de antes, la que tenías antes de que apareciera el dolor: tu vida sin dolor.

En tu plan de tratamiento podrán intervenir otros especialistas como son los neurocirujanos, traumatólogos, rehabilitadores, fisioterapeutas, reumatólogos, oncólogos, psicólogos, psiquiatras o médicos de atención primaria…

A una Unidad del Dolor acuden fundamentalmente pacientes con problemas de columna –  lumbalgia, cervicalgia, dorsalgia, lumbociática, dolor de la espalda operada o espalda fallida, radiculopatía,  estenosis de canal…- ciáticas, sacralgias, dolor miofascial o dolor muscular  (contracturas persistentes que no se han aliviado con los tratamientos convencionales)…

También recurren a los médicos especialistas de una Unidad del dolor pacientes con dolor neuropático,neuropatia diabética, neuropatías periféricas, neuralgia postherpética, neuralgia del trigémino, dolor regional complejo…) fibromialgia o con molestias severas por artritis o artrosis más frecuentemente en columna, hombros, caderas o rodillas. En colaboración con los servicios de Oncología, en las Unidades del dolor también tratan el dolor oncológico.

Las Unidades del dolor también se ocupan de los pacientes que sufren dolor intenso mal controlado tras someterse a una intervención quirúrgica de cualquier tipo.

Los médicos especialistas de las Unidades del dolor podrán ofrecerte para aliviar tus molestias muy distintos tratamientos; principalmente farmacológicos, técnicas quirúrgicas, rehabilitación y apoyo psicológico. Si quieres conocer en profundidad alguna de ellos te invitamos a que consultes nuestras páginas.

 Tratamientos habitualmente ofrecidos en una Unidad del dolor

Los profesionales que trabajan en las unidades del dolor también pueden recomendarte alguna terapias o “medicina” alternativa. Muchas de ellas no han demostrado en estudios científicos serios y avalados que su resultado en el tratamiento del dolor supere al placebo

¿Te ha gustado?

¡Hasta pronto Quiron!

Está claro… Tengo que dejar de escuchar “Hero” de Pavarotti y Mariah Carey  estos días… Empiezo a escuchar la canción y me saltan las lágrimas… Hay que ver qué tonta estoy… “And then a hero comes along with a strengh to carry on…and you cast your fears aside an you know you can survive…” (“Y entonces aparece un héroe con fuerzas para seguir adelante; dejas tus miedos atrás y sabes que puedes sobreponerte…”)

¿Te ha gustado?

Dolor en los ancianos 4.92/5 (25)

Cuando me ofrecieron participar en el blog desde mi experiencia como especialista en Medicina Interna, estuve varios días pensando por dónde empezar. Es cierto que diariamente atiendo a enfermos con dolor y diría que la mayoría de las veces con mucho dolor. Y que reconozco que es un tema, el del dolor, que me ha ido interesando según he ido cumpliendo años y experiencia profesional. Así que mientras le daba vueltas estos días al contenido con el que comenzar a colaborar, la respuesta (como nos pasa muchas veces a los médicos) ha venido de la mano de una paciente…

¿Te ha gustado?

Muletas para el alma… 4.79/5 (14)

Escribir sobre el dolor ¡qué complicado! Hay tantos aspectos que se podrían tratar que resulta difícil seleccionar sólo algunos de ellos. Pero como me han pedido que redacte un artículo empezaré por dejar de divagar y contaros mi experiencia personal con ese huésped al que no hemos invitado y que a pesar de ello, ha decidido quedarse a vivir con nosotros.

Comenzaré por el principio. Hace ya casi seis años me lesioné la rodilla practicando yoga.

Las consecuencias de aquel infausto “saludo al sol” fueron dolor agudo, inflamación y pérdida de la capacidad de extensión. Recibí fisioterapia, acupuntura y visité varios traumatólogos, pero aquella rodilla no parecía querer recuperar sus características normales. En fin, tras cuatro meses de peregrinaje por diversas consultas médicas en una de ellas me propusieron una “sinovectomía artroscópica”;un “procedimiento sencillo” que debía solventar los problemas de extensión de mi quejumbrosa rodilla. Por aquel entonces, al indudable problema del dolor, había que añadir algunos otros, y no precisamente menores, como mi inminente cambio de residencia a Canadá.

¿Te ha gustado?