Pancreatitis, causas, síntomas, diagnóstico y tratamientos 5/5 (9)

Hace unos días nos sorprendimos con la noticia de que Avicii -uno de los DJs más famosos del mundo- acababa de fallecer con tan solo 28 años… recientemente se había retirado de los escenarios por una pancreatitis… Y no es el único personaje popular que ha sufrido esta enfermedad y que en muchas ocasiones está relacionada -como en el caso de Avicii- con el consumo excesivo de alcohol. En otros casos no. Y la padecen pacientes que mantienen hábitos de vida saludables…

¿Qué es la pancreatitis?

Cuando los médicos hablamos de “pancreatitis” nos referimos a la inflamación del páncreas que se produce cuando las enzimas pancreáticas (las que nos ayudan a digerir los alimentos) inician un proceso de “autodigestión” que provoca una reacción inflamatoria muy dolorosa localizada en el páncreas.

Si el dolor dura pocos días y las pruebas que confirman su diagnóstico son positivas, tus médicos te hablarán de pancreatitis aguda.

La pancreatitis crónica es una enfermedad inflamatoria progresiva que termina produciendo un daño irreversible del páncreas; de su anatomia y de su función digestiva y hormonal que se van deteriorando paulatinamente.

Aunque ambos cuadros clinicos pueden superponerse (episodios repetidos de pancreatitis aguda pueden llevar a desarrollar una pancreatitis crónica), los dos tipos de pancreatitis tienen una causa, curso clínico y tratamiento diferentes.

La clasificación de aguda/crónica no implica nivel de gravedad: una pancreatitis aguda puede llegar a ser mortal. Una pancreatitis crónica mal controlada podría producir un daño permanente en el páncreas deteriorando sus funciones digestivas y endocrinas.

Pero… ¿Es grave la pancreatitis?

Aunque los episodios de dolor sean muy intensos, en la mayoría de las ocasiones las pancreatitis son leves y los pacientes se recuperan en pocos días.

Pero en ocasiones… la pancreatitis aguda mal controlada puede ser mortal. Además de las lesiones en el páncreas, las enzímas digestivas pueden llegar activas hasta la cavidad peritoneal provocando una “autodigestión” que cause necrosis e infecciones muy difíciles de tratar en los órganos vecinos al páncreas… además provocando además una inflamación de todo el organismo; con fallos en la función de los riñones, los pulmones… que ponen en riesgo la vida del paciente…

En cuanto a la pancreatitis crónica, la pérdida de la función pancreática no es mortal aunque supone un empeoramiento en la calidad de vida de los pacientes. Precisarán insulina para controlar su diabetes y tendrán que tomar enzimas pancreaticas para poder hacer la digestión… Estos pacientes suelen fallecer prematuramente (un 30% lo hacen a los 10 años del diagnóstico) pero no por complicaciones pancreáticas directas sino, por el estilo de vida poco saludable de estos pacientes.

Además entre un 2%-3% de estos pacientes pueden desarrollar carcinoma de páncreas.

dolor-pancreatitis

¿Qué es y para que nos sirve el páncreas?

El páncreas es un órgano -una glándula- que está en el espacio retroperitoneal a la altura de la primera y segunda vértebra lumbar junto al estómago, intestino delgado y glándulas suprarrenales.

Fundamentalmente cumple una doble función digestiva y endocrina. Por un lado  se ocupa de segregar enzimas digestivas como la lipasa que es indispensable para hacer la digestión de las grasas o la tripsina para la de proteínas. Y también libera hormonas imprescindibles para el control de los niveles de azúcar en la sangre como son la somatostatina, el glucagón o la insulina.

De ahí que la lesión del páncreas conlleve una pérdida de la capacidad de digestión de grasas y de proteínas ( con la consiguiente diarrea, esteatorrea o diarrea de grasas, pérdida de peso y dolor intenso en la digestión) así como la pérdida de función endocrina (con la aparición de diabetes mellitus por deficiencia de insulina).

Causas de la aparición de la pancreatitis

Ya te hemos hablado de algunas en este artículo: el consumo excesivo de alcohol está entre las primeras y es la más frecuente causa de pancreatitis crónica ¡Hasta en un 70% a 80% de los casos!

La pancreatitis aguda puede tener también su origen en  la obstrucción del conducto pancreático por cálculos biliares procedentes de la vesícula. Esta es una de las complicaciones más graves de la litiasis biliar; lo que las abuelas llaman “piedras en la vesícula”.

El exceso de peso y/o una dieta rica en grasas también está relacionada con la pancreatitis. Más raramente tiene un origen tumoral, genético, infeccioso o autoinmune. La hipercalcemia o la fibrosis quística también puede ser causas de aparición.

La pancreatitis puede ser uno de los efectos secundarios no deseados de algunos tratamientos farmacológicos prolongados en el tiempo…

¿Cómo se diagnostica la pancreatitis?

Tus médicos tendrán orientado su diagnóstico realizando una buena exploración física y conociendo la evolución de tus síntomas y tus hábitos de vida. Podrán confirmar su diagnóstico de pancreatitis crónica o aguda y su gravedad realizando pruebas de imagen (ecografías, radiografías y/o tac abdominal) con las que valorarán las variaciones en el tamaño y forma del páncreas y la presencia de calcificaciones pancreáticas, pseudoquistes, necrosis… Y realizando análisis de sangre y heces podrán estimar el deterioro de las funciones endocrinas y digestivas del páncreas.

Síntomas de la pancreatitis

La pancreatitis puede presentar distintos síntomas dependiendo de cual sea su tipo y origen. Esto hace que su diagnóstico no siempre sea fácil.

El síntoma más frecuente es el dolor en el epigastrio (la parte media-alta del abdomen sobre el ombligo) que puede extenderse hacia la espalda como si ” el dolor nos abrazara la cintura”.  Además es típico que el dolor aparezca de 20 a 30 minutos después del inicio de  las comidas. Sobre todo si tienen contenido proteico, son grasas o bebes alcohol.

Las molestias en estos casos suelen incrementarse cuando el paciente está tumbado boca arriba; encuentra un cierto alivio si está inmóvil y acurrucado. También junto al dolor de la digestión son síntomas frecuentes que aparezcan nauseas y vómitos; y en casos más graves y dolorosos, el aumento de la frecuencia cardiaca, la sudoración o la aparición de fiebre.

El dolor de la pancreatitis crónica no es muy diferente al de la aguda:  la diferencia es que en la aguda, el dolor está presente pocos días. En la forma crónica el dolor abdominal se mantendrá de manera continúa sin llegar a desaparecer por completo… Y aunque te parezca extraño, el dolor puede llegar a desaparecer casi por completo cuando el deterioro del páncreas es ya importante:  la ausencia de dolor en un paciente con pancreatitis crónica puede ser un síntoma de gravedad.

Cuando la función pancréatica está comprometida el paciente no podrá realizar adecuadamente la digestión de los alimentos (no podrá digerir grasas), perderá peso y sufrirá diarreas sin motivo aparente… Y si se ve afectada la función endocrina aparecerá la diabetes.

Por desgracia en la mayoría de las ocasiones los médicos diagnosticamos las pancreatitis crónicas cuando las lesiones (fibrosis del tejido que forma el páncreas) son ya importantes.

Tratamiento de la pancreatitis aguda.

Una vez tus médicos tengan confirmado el diagnóstico de pancreatitis aguda,  pondrán en marcha un protocolo médico complejo que, de manera resumida se dirige:

Las decisiones médicas a adoptar dependerán del alcance de la pancreatitis (el deterioro del páncreas) y su evolución. Es normal la hospitalización del paciente -incluso en cuidados intensivos- para tenerle muy controlado. Estará en ayunas hidratado y alimentado por vía intravenosa para evitar que el páncreas continúen realizando sus funciones digestivas.

En algunos casos graves podría estar indicada la cirugía.

Si todo va bien, pasados unos días en el hospital el dolor y los síntomas menores de la pancreatitis (nauseas, vómitos, febrícula) irán desapareciendo y cuando tus médicos valoren que no hay riesgos de complicación te darán el alta proponiéndote distintas opciones de tratamiento en casa que podrán suponer cambios en tu dieta (y el abandono del alcohol si ése es tu caso), medicación para suplir las enzimas digestivas o la función endocrina… y analgésicos para controlar el dolor en casa.

Si la pancreatitis tiene un origen biliar te propondrán la eliminación de los cálculos mediante cirugía de resección de la vesicula biliar (normalmente por via endoscópica).

Tratamiento de la pancreatitis crónica

La pancreatitis crónica no tiene un tratamiento curativo.

La principal recomendación de entrada es el cambio radical de hábitos de salud especialmente en los relativo a la abstinencia absoluta de alcohol. Al hacerlo se produce una reducción del dolor y un aumento de la supervivencia en los pacientes.

Como ya te hemos comentado, la pancreatitis crónica causa dolor persistente…

La siguiente recomendación es el tratamiento del dolor con la toma de analgésicos. La indicación de unos u otros se  realizará según la intensidad del dolor;

  • Analgesicos de 1º escalón: Paracetamol es el analgésico de primera elección para dolor pancreático leve a moderado. Los AINES incluidos los selectivos de la COX2 no se recomiendan de manera habitual por el riesgo de lesión gastroduodenal y/o deterioro de la función renal.
  • Analgesicos de 2º escalón: Tramadol y las combinaciones de Tramadol/ Paracetamol son de elección en caso de dolor de moderado a intenso.
  • Analgésicos de 3º escalón. los opioides mayores (morfina, oxicodona, hidromorfona, fentanilo TD, buprenorfina TD) estarán indicados si el dolor es intenso o muy intenso. En lineas generales se prefiere indicar las presentaciones de opioides de acción retardada a las de acción inmediata.Los profesionales sanitarios debemos  mantener una monitorización estrecha del tratamiento con este tipo de fármacos especialmente en pacientes con historia previa de dependencia al alcohol.
  • Coadyuvantes: los Antidepresivos Tricíclicos ( amitriptilina) parecen jugar u papel importante en el control del componente de dolor neuropático de la pancreatitis crónica. Recientemente también se está recomendando la Gabapentina como coanalgésico en esos pacientes.

Si con ninguno de estos tratamientos tus médicos consiguen controlar el dolor y este progresa, valora la posibilidad de recurrir a los tratamiento intervencionistas especializados que se ofrecen en las Unidades del Dolor como pueden ser:

  • Tratamiento de drenaje pancreático mediante la colocación de stents (muelles) por via endoscópica o por via quirúrgica dentro de los conductos excretores del páncreas para mejorar/ aliviar los síntomas.
  • Bloqueo y Denervación por Radiofrecuencia de los Nervios Esplácnicos:  Es una técnica intervencionista de punción que se realiza cerca de la columna torácica entre T10 y T12 para bloquear la transmisión del dolor en la llamada cadena simpática esplácnica. Estos nervios son los responsables de transmitir el dolor  visceral que sufren los pacientes con pancreatitis crónica.

    Con esta técnica se han publicado mejorías de mas del 50% del dolor previo en mas del 40% de los pacientes. Además los resultados se mantenían a largo plazo con una media de seguimiento de 18 meses desde la realización de la misma. Entre sus principales riesgos están la aparición de hipotensión transitoria y diarrea; también puede ocurrir la aparición de un neumotórax que debe ser descartado antes del alta médica.

  • Neuromodulación: el uso de la estimulación medular de los cordones posteriores para dolor visceral es relativamente reciente. Esta técnica ocupa el último lugar de recomendación cuando el resto de tratamientos han fallado.

    Sin embargo se han publicado casos clínicos y diversas revisiones sistemáticas que muestran una mejoría de la calidad de vida, un alivio del dolor mayor al 50% y una reducción del consumo de opioides mantenido a largo plazo en los pacientes neuroestimulados.

Igualmente existen otros tratamientos dirigidos a suplementar la pérdida de función pancreática:

    • Suplementos Enzimáticos destinados a ayudar en la digestión de manera artificial; no parecen útiles en el alivio del dolor.
    • Octreótide:se trata de una sustancia inhibidora de la función pancreática exocrinca. Tampoco parece reducir el dolor de estos pacientes.
    • Antioxidantes. Se piensa que el estrés oxidativo es una de las causas del dolor de la  pancreatitis crónica. Disponemos de pocos trabajos publicados con uso de suplementos dietéticos de antioxidantes (Selenio, Vitamina A, vitamina E y betacaroteno) pero en todos se observa alivio del dolor con la toma estas sustancias.

    Referencias:

    • Morisset J. Negative control of human pancreatic secretion: physiological mecanisms and factors. Pancreas. 2008;37:1-12.
    • Mariani A, Testoni PA. Is acute recurrent pancreatitis a chronic disease? World J Gastroenterology. 2008;14: 995-998.
    • Behrman SW, Fowler ES. Pathophysiology of chronic pancreatitis. Surg. Clin. North America. 2007; 87: 1309-1324.
    • Buscher HC, et al. Chronic pancreatitis patients show hyperalgesia of a central origin: a pilot study. Eur J Pain. 2006; 10:363-370.
    • Gachaco C, Draganov PV. Pain management in chronic pancreatitis. World J Gastroenterology. 2008;14:3137-3148.
    • Prithvi Raj P, et al. Radiofrequency lesioning of splachnic nerves. Pain Practice. 2002; 2:197-202.
    • Garcea G, et al. Percutaneous splachnic nerve radiofrequency ablation for chronic abdominal pain. ANZ J Surg.2005;75:640-644.
    • Tiede JM,et al. The use of spinal cord stimulation in refractory abdominal visceral pain: case reprots and literature review. pain Practice 2006;6:197-202.
    • Kapural L. et al. Spinal cord stimulation  for chronic visceral pain secondary to chronic non alcoholic pancreatitis. J Clin Gstroenterol. 2008;87:99-101.
    •  Kapural L, et al. Spinal cord stimulation for chronic visceral sbdominal pain. Pain Med. 2010;10:347-355
    ¿Te ha gustado? ¿Compartes? Gracias por ayudarnos a difundir

    The following two tabs change content below.
    Médico especialista responsable de la Unidad de dolor del Hospital Universitario Infanta Sofía (Madrid). Ejerce su actividad privada en la consulta de dolor del hospital Universitario HM Torrelodones (Madrid)