Tratamientos alternativos y complementarios contra el dolor 4.85/5 (27)

“Me sientan tan mal las medicinas que he dejado de tomarlas. Prefiero aguantar el dolor…”

Los fármacos que os recomendamos no siempre consiguen aliviar vuestras molestias. Incluso a veces, os “sientan mal”. No es raro que en consulta nos preguntéis por alguna alternativa “a las pastillas” para combatir tu dolor…

Y si, hay medidas y tratamientos “complementarios” que pueden llegar a ayudarte mejorando tu calidad de vida: las técnicas intervencionistas, los analgésicos tópicos, las medidas termoterápicas, el uso de tens, la realización de ejercicio, el apoyo psicológico y las técnicas de relajación… podrían ser suficientes para reducir la dosis o retirar completamente tu tratamiento farmacológico necesario para controlar tu dolor.

Es posible que ya hayas probado alguno de ellos y que no te haya funcionado tan bien como esperabas.  En ocasiones el efecto positivo se alcanza combinando varias de las medidas con lo que se suman sus efectos hasta conseguir una mejor calidad de vida que nos permita realizar las tareas que por edad nos corresponderían. Ese es el objetivo a cumplir.

Como dice el dicho “Roma no se ganó en un día ni en una batalla”. Tienes que ser perseverante y disciplinado, dando tiempo para conseguir un efecto.

Analgésicos tópicos

Tratamientos farmacológicos
La aplicación de analgésicos tópicos puede ser una alternativa a las “pastillas” para controlar tu dolor

Tus médicos pueden recomendarte la vía tópica mediante parches o pomadas de medicamentos antiinflamatorios o anestésicos para controlar tu dolor. Esta vía de administración puede ser una buena alternativa si tomas muchas pastillas o tienes dificultades gástricas o intestinales.

Sin ser tan potentes como algunos de los compuestos farmacológicos que existen en el mercado, los parches y pomadas pueden servirnos para reducir o eliminar completamente tu medicación oral.

Me duele… ¿Utilizo una bolsa de agua caliente o fría?… Si tienes dudas te recomendamos que leas el artículo de la Doctora Gonzalo sobre el efecto contra el dolor.

Ejercicio

Aunque en el dolor agudo se suele desaconsejar, en dolor crónico suele ser una indicación de tratamiento. La mayoría de los dolores osteomusculares se producen por desgaste de las estructuras o por una alteración en el equilibrio de las mismas debido a tensiones musculares.

Con la realización de ejercicio las articulaciones afectadas se verán reforzadas, más estable y tendrán que soportar menos cargas.

La musculatura del cuerpo funciona como un sistema de tensores, o más fácil, como los vientos de una tienda de campaña; si se tira mucho de uno y poco de otro, no conseguimos montarla. En el esqueleto cada músculo anterior se contrarresta con otro posterior.

Si, por ejemplo, cogemos mucho peso en el trabajo, podemos pensar que nuestra musculatura ya está entrenada. Sin embargo, no será así. Tendremos unos grupos musculares muy potentes -como el pectoral o el bíceps que tenderán a llevar nuestros hombros hacia delante- y otros músculos de la zona dorsal que no estarán tan trabajados como para equilibrar los anteriores… Lo que podrá ser causa de dolor en el hombro o en la columna dorsal.

El deporte se debe ajustar a la situación y edad del paciente. Nunca se deben hacer ejercicios que causen dolor . Se buscará aquel que nos guste y que nos plantee las menores complicaciones para realizarlo: gimnasia de mantenimiento, marcha nórdica, yoga, tai chi, pilates, aquagym (gimnasia en el agua)

Lo ideal es realizar la actividad en grupo guiada por un monitor. Así contaremos con sus indicaciones y la compañía y el apoyo de los compañeros…

Técnicas de relajación, realización de talleres, grupos de actividades…

Generalmente el dolor nos causa una sensación de tensión aumentada, cambio de humor, aislamiento respecto a los demás… que van a repercutir en nuestra musculatura, que responderá formando contracturas y en nuestras articulaciones que estará menos activas debidas al sedentarismo.

Esto a su vez, aumentará el dolor, e iniciaremos un círculo vicioso. Hay que intentar romper el mismo.

La idea es buscar actividades que nos permitan no estar pensando en el dolor durante un rato. Esto creará un refuerzo positivo con lo que poco a poco, intentaremos que cada vez sean más frecuentes, y así romper el bucle.

¿Te ha gustado? ¿Compartes? Gracias por ayudarnos a difundir

The following two tabs change content below.

Dra Nuria Gonzalo

La Dra Gonzalo es médico especialista en Rehabilitación, Medicina Física y en Hidrología Médica. Trabaja actualmente en el Hospital Universitario Infanta Sofía (San Sebastián de los Reyes) en el área de la rehabilitación osteomuscular y la neurorehabilitación con dedicación especial en el tratamiento del dolor del paciente discapacitado.