Tuvidasindolor
El tratamiento del dolor explicado a pacientes y profesionales de la salud

Presente y Futuro de la Cirugía de Columna 5/5 (7)

Actualmente, se ha producido un cambio en la forma de abordar la patología de columna con el avance de técnicas de mínima invasión con el objetivo de disminuir las posibles complicaciones y mejorar la recuperación del paciente.

Durante años, la cirugía endoscópica ha sido utilizada en diferentes especialidades quirúrgicas. No obstante, el uso en pacientes con patología de columna se ha retrasado debido a condicionantes tecnológicos.

Este tipo de cirugía consiste en el empleo de instrumental de visualización similar al que empleamos en la artroscopia para las articulaciones o en la laparoscopia para el abdomen, pero aplicado a la patología de la columna vertebral. 

¿Qué es la endoscopia de columna?

La endoscopia se define como la observación directa mediante un sistema óptico o endoscopio (tubo con iluminación conectado a una cámara de vídeo y monitor de televisión).

La endoscopia de columna consiste en la introducción de una cámara (incisión en la piel de menos de 10 milímetros) en el interior de la columna vertebral sin la sección de músculos. Esto nos permite una visualización directa de las estructuras y un acceso completo a la hernia discal con un menor daño que las técnicas convencionales.

Visión endoscópica tras discectomía

Indicaciones de la cirugía endoscópica de columna

Las indicaciones para una discectomía endoscópica son las mismas que utilizamos en la cirugía convencional, tanto en abordajes cervicales, torácicos o lumbares.

En términos generales la indicación es la hernia discal con compresión de elementos neurales (raíces nerviosas o médula espinal).

¿Y qué es una Hernia discal?

La hernia discal es una patología en la que parte del disco intervertebral se desplaza hacia la raíz nerviosa. La compresión de esta raíz produce dolor que se irradia desde la región lumbar y glúteo hacia la pierna.

Ventajas sobre la cirugía convencional

Las técnicas endoscópicas han demostrado resultados equivalentes a las técnicas convencionales (microdiscectomía / discectomía abierta) con una serie de ventajas: 

  • Incisión más pequeña con menor daño en los tejidos (músculos, ligamentos y hueso) y, por lo tanto, con menor formación de tejido cicatricial (menos cicatrización alrededor del nervio, también denominada fibrosis epidural).  
  • Menor dolor postquirúrgico y menor necesidad de analgésicos.  
  • Recuperación muy rápida y un retorno al trabajo más temprano.  
  • Menor tiempo de ingreso hospitalario.  
  • Menos complicaciones quirúrgicas, menos infección postquirúrgica y menor sangrado.  
  • Mejor visualización de la anatomía que el microscopio (gracias a la angulación de la óptica).  
  • Puede realizarse sin anestesia general mediante anestesia locorregional y sedación. De esta forma, el paciente nos ayuda a controlar las posibles complicaciones neurológicas. 

Recuperación

Los tiempos estimados de recuperación tras un tratamiento de la hernia discal con cirugía convencional se sitúan entre las 6-12 semanas. Cuando la cirugía se realiza por vía endoscópica reducimos este tiempo a las 3-6 semanas. Por lo tanto, el paciente puede incorporarse precozmente a sus actividades habituales.

Posibles complicaciones

En cualquier tipo de cirugía pueden existir complicaciones. Puesto que los procedimientos lumbares son los más frecuentes mencionaremos las complicaciones más relevantes:

  • Lesión directa de la raíz nerviosa.  Uno de los puntos críticos en el tratamiento de las hernias discales por vía endoscópica es la introducción del instrumental. En la primera parte del procedimiento la introducción no se hace bajo visualización directa sino mediante el uso de rayos X para la localización de estructuras. Esto podría originar una pérdida de movilidad parcial o completa.
  • Lesión del saco dural. La médula espinal y los nervios se encuentran envueltos en un saco lleno de líquido cefalorraquídeo. Durante la cirugía se puede producir un pequeño desgarro del saco produciéndose una fuga de líquido. En el caso de producirse existen diferentes alternativas de tratamiento para su resolución.
  • Disestesia postquirúrgica. La manipulación excesiva de las raíces nerviosas puede originar ardor, picazón, descarga eléctrica u hormigueos. Habitualmente es transitoria y se puede manejar con antiinflamatorios y rehabilitación.

En conclusión, la discectomía endoscópica es una alternativa quirúrgica segura y eficaz a la microdiscectomía convencional.

¿Te ha gustado?¿Lo compartes?
The following two tabs change content below.
Cirujano Ortopédico y Traumatólogo especialista en Cirugía de Columna y Cirugía Endoscópica de Columna. Desarrolla su actividad profesional en Hospital Universitario de Torrejón, HM Puerta del Sur de Móstoles, Hospital Virgen del Mar de Madrid y Hospital La Paloma en Las Palmas de Gran Canaria.

Ultimos posts Doctor Gonzalez Murillo (Ver todos)