Tuvidasindolor
El tratamiento del dolor explicado a pacientes y profesionales de la salud

Quistes de Tarlov: síntomas, diagnóstico y opciones de tratamiento 4.78/5 (120)

Los profesionales sanitarios no terminamos de ponernos de acuerdo con los Quistes de Tarlov: son relativamente fáciles de diagnosticar pero es complicado determinar si son realmente responsables del dolor que sufren algunos pacientes… porque una parte significativa de la población (se estima que entre el 5% y el 13% de los adultos) los tenemos y mientras que para la mayoría de las personas no tienen ninguna incidencia en su salud -son asintomáticos- para algunos pacientes suponen un problema grave que limita seriamente su vida.

Esta falta de consenso ha hecho que durante años muchos pacientes no hayan encontrado respuesta en el sistema sanitario añadiendo a sus problemas de salud el de la incomprensión de algunos profesionales de la salud.

Quistes de tarlov

¿Qué son los quistes de Tarlov?

Quiste de tarlovSon pequeñas masas (quistes) que se desarrollan en las meninges (capas internas llamadas piamadre y el aracnoides que protegen los nervios raquideos) de la columna vertebral que contienen líquido cefalorraquídeo. Aparecen más frecuentemente en la zona sacra y lumbar aunque pueden desarrollarse en la columna toracolumbar y coccígea.

Son llamados también quistes perineurales, perirradiculares o aracnoideos y fueron descritos por primera vez en 1938 por Dr Tarlov.

Son quistes complejos; difíciles de tratar: las fibras de los nervios espinales pueden llegar a formar parte de su pared o «flotar» dentro de ellos… lo que complica mucho el tratamiento quirúrgico (1)

Los quistes de Tarlov constituyen habitualmente hallazgos en estudios de imagen de la columna vertebral (no son sintomáticos, se encuentran buscando otra cosa) con una prevalencia entre el 5% y el 13% de la población adulta. Son más frecuentes en mujeres que en hombres. (4, 5,6)

Más raramente los pacientes presentan quistes sintomáticos, se estima que el 1% de los pacientes tienen síntomas producidos por ellos (6)

¿Porqué aparecen los quistes de Tarlov?

No se conoce exactamente su causa. Se barajan distintas hipótesis: podrían tener su origen en un traumatismo, un sangrado o una inflamación de los nervios a los que afecta… o quizá tengan un origen genético. El mecanismo por el que se desarrollan parece estar relacionado con un aumento local de la presión del liquido cefalorraquídeo junto con un fenómeno valvular anómalo que permite la entrada -pero no la salida- del líquido dentro del quiste (2,3)

¿Cuáles son los síntomas más habituales de los Quistes de Tarlov?

En la mayoría de los pacientes son asintomáticos: no suponen ninguna molestia.
En algunos Quistes de Tarlov las fibras nerviosas que contienen dentro o las raíces nerviosas cercanas pueden ser comprimidas por el crecimiento progresivo del quiste.

En estos casos el síntoma predominante suele ser el DOLOR: lumbar, radicular (ciática) aunque también pueden aparecer hormigueos o sensaciones anómalas en las piernas, dolor o sensaciones anómalas en la zona pélvica o perineal, paresia o falta de fuerza en las piernas, disfunción sexual, urinaria o defecatoria y signos de hipotensión del líquido cefalorraquídeo  (dolor de cabeza que aparece cuando el paciente se pone de pie. (7)

Los pacientes con dolor intenso y con síntomas progresivos y prolongados pueden experimentar daños neurológicos progresivos y permanentes si los quistes siguen presionando las estructuras nerviosas durante su crecimiento.

¿Todos los Quistes de Tarlov crecen?

No, afortunadamente no todos crecen.

Aunque sabemos que el mecanismo de crecimiento se puede deber a un acúmulo anómalo de líquido cefalorraquídeo dentro de los quistes, no todos aumentan de tamaño con el tiempo.

Recientemente se ha publicado un trabajo (8) que evidencia en una serie larga de casos de pacientes afectados por Quistes de Tarlov que un 17% de los pacientes mostraron crecimiento de los quistes a lo largo de 3 años.

Ningún quiste redujo su tamaño durante el seguimiento radiológico.

La presencia clínica de cefalea ortostática (dolor de cabeza producido por hipotensión intracraneal por falta de líquido cefalorraquídeo) fue un predictor de crecimiento en los quistes de Tarlov de este estudio.

¿Cuál es el tratamiento recomendado?

El tratamiento de los quistes de Tarlov sintomáticos sigue siendo controvertido. La evidencia disponible es muy limitada.

Tus médicos podrían plantearte:

  • Tratamiento conservador para tratar el dolor con fármacos y/o rehabilitación
  • Tratamiento intervencionista epidural: inyecciones perineurales de esteroides para alivio del dolor
  • Más recientemente (15) se ha descrito una nueva técnica de descompresión de los quistes por via epidural (epiduroscopia) con resultados prometedores en una serie pequeña de pacientes.
  • Cirugía percutánea guiada por TAC  para la sustitución del líquido del quiste por fibrina (9)
  • Microcirugía para inserción de sistemas de drenaje lumboperitoneal (10)
  • Cirugía con resección de los quistes con o sin corrección de la conexión entre el quiste y el saco tecal (11,12)

Sin embargo, el tratamiento quirúrgico de los quistes perineurales se puede complicar…

La aparición de seudomeningoceles postoperatorios (acúmulos de líquido cefalorraquídeo rodean los tejidos blandos cercanos a la región operada no rodeados de meninges)

El desarrollo de hipotensión craneal (disminución de la presión interna dentro del saco dural por falta de liquido, que produce un dolor de cabeza al sentarse o ponerse de pie)

Además se debe tener en cuenta que pueden reaparecer nuevos quistes después de una cirugía.

Todo esto complica bastante la decisión de operar.
Es necesario evaluar cuidadosamente el riesgo/ beneficio de cada paciente

 

¿Quién podría beneficiarse de la cirugía?

Realmente no lo sabemos con la evidencia disponible; no disponemos de un consenso acerca de las indicaciones para operar por lo que se debe estudiar individualmente cada caso, preferiblemente de manera multidisciplinar.

Distintas publicaciones se series de casos publicadas por equipos neuroquirúgicos aislados recomiendan operar  con distintos criterios (7, 11, 13, 14, 15)

Estas recomendaciones deben ser interpretadas con precaución dado que todas las series mencionadas fueron muy pequeñas y no comparables entre sí.
Referencias:
1. Tarlov IM. Perineurial cysts of the spinal nerve roots. Arch Neuro Psychiatr. 1938;40(6):1067-1074.2. Strully KJ. Meningeal diverticula of sacral nerve roots (Perineurial Cysts). J Am Med Assoc. 1956;161(12):1147-1152.3. Nugent GR, Odom GL, Woodhall B. Spinal extradural cysts. Neurology. 1959;9(6):397-397.4. Kuhn FP,Hammoud S, Lefèvre-Colau M-M, Poiraudeau S, Feydy A. Prevalence of simple and complex sacral perineural Tarlov cysts in a French cohort of adults and children. J Neuroradiology. 2017;44(1):38-43.5. Smith DT. Cystic formations associated with human spinal nerve roots. J Neurosurg. 1961;18(5):654-660.

6. Paulsen RD, Call GA,Murtagh FR. Prevalence and percutaneous drainage of cysts
of the sacral nerve root sheath (Tarlov cysts). Am J Neuroradiol. 1994;15(2):293-297; discussion 298-299.

7. Burke JF, Thawani JP, Berger I, et al. Microsurgical treatment of sacralperineural (Tarlov) cysts: case series and review of the literature. J Neurosurg-Spine. 2016;24(5):700-707.

8. Andrew I. Yang, MD, Growth of Lumbosacral Perineural (Tarlov) Cysts: A Natural History Analysis. Neurosurgery 0:1–5, 2018

9. Patel MR, Louie W, Rachlin J. Percutaneous fibrin glue therapy of meningeal cysts of the sacral spine. Am J Roentgenol. 1997;168(2):367-370.

10. Bartels RH, van Overbeeke JJ. Lumbar cerebrospinal fluid drainage for symptomatic sacral nerve root cysts: an adjuvant diagnostic procedure and/or alternative treatment? Technical case report. Neurosurgery. 1997;40(4):861-865.

11. Neulen A, Kantelhardt SR, Pilgram-Pastor SM, Metz I, Rohde V, Giese A.Microsurgical fenestration of perineural cysts to the thecal sac at the level of the distal dural sleeve. Acta Neurochir. 2011;153(7):1427-1434.

12. Xu J, Sun Y, Huang X, Luan W. Management of symptomatic sacral perineural cysts. PLoS One. 2012;7(6):e39958. doi: 10.1371/journal.pone.0039958.

13. Voyadzis J-M, Bhargava P, Henderson FC. Tarlov cysts: a study of 10 cases with review of the literature. J Neurosurg-Spine. 2001;95(1):25-32.

14. Mummaneni PV, Pitts LH,McCormack BM, Corroo JM,Weinstein PR. Microsurgical treatment of symptomatic sacral Tarlov cysts. Neurosurgery. 2000;47(1):74-79.

15. Kim et al. A novel technique for managing symptomatic spinal cysts using epiduroscopic neural laser decompression: technical note and preliminary results . Journal of Orthopaedic Surgery and Research (2018) 13:136

¿Te ha gustado?¿Lo compartes?

The following two tabs change content below.
Médico especialista responsable de la Unidad de dolor del Hospital Universitario Infanta Sofía (Madrid). Ejerce su actividad privada en la consulta de dolor del hospital Universitario HM Torrelodones (Madrid)

16 comentarios en “Quistes de Tarlov: síntomas, diagnóstico y opciones de tratamiento”

  1. Muchísimas gracias doctora por volver a poner voz a los diagnosticados de quistes de tarlov.
    Por su apoyo y preocupación en dar a conocer nuestra enfermedad.

  2. Muchisimas gracias Doctora Madariaga, por tomarse tanto interés por nuestra
    dolencia, supone mucho, para todos los que si somos sintomáticos,! ójala hubiese
    mas doctores que creyeran en ella!,nos ahorrariamos pasar por otras pruebas, y la
    incertidumbre de no saber que nos ocurre. En estas ocasiones, gracias, también a
    internet, donde encontré mas información, y sobre todo, que existía una
    asociación a la que pertenezco.
    Un abrazo.

  3. Gracias a la Dra. Madariaga por su implicación en esta enfermedad. Yo también la padezco y muy sintomática, ello me ha cambiado la vida, pero es gracias a la gente que cree en los enfermos, como usted, y a la asociación a la que pertenezco, APQT, lo que nos da ánimo para continuar. La incomprensión que a veces se siente es casi peor que la propia enfermedad.

    Un abrazo

  4. Hola soy Irene y acabo de descubrir este sitio precisamente buscando información sobre los quistes de Tarlov.
    Soy traumatóloga con especialidad en los problemas de la espalda. Es por esto por lo que veo muy a menudo a pacientes con estudios que presentan estos quistes. Ciertamente no solemos tratarlos, dado la aproximación terapéutica tan limitada que tenemos. A lo sumo remito a mis compañeros de la unidad del dolor en casos seleccionados, y quizás la epiduroscopia sea de las técnicas más a tener en cuenta.
    Pero mi duda es conocer el otro lado, lo que siente el paciente. Soy de las que piensa que investigando bien en la historia de cada paciente se puede obtener alguna pista para poder ayudarles.
    Los quistes de Tarlov y los dolores radiculares de posible origen pélvico son dos de mis motivaciones en el campo del dolor asociado a la espalda.
    En ello sigo.
    Gracias por el sitio y por la información aportada. Seguiré por aquí.
    Un saludo.

    • Muchísimas gracias por tus palabras Irene

      Si tienes un rato acércate a conocer lo que están haciendo los pacientes desde #ffpaciente o #pacientesquecuentan en Twitter

      Felicidades por tu web!

  5. La Doctora Madariaga es además de una médico excelente es una persona que escucha empatiza y cuida a sus pacientes entre los que me incluyo. Gracias por ser como eres

  6. Como paciente afectada, como miembro de la Asociación de Pacientes con Quistes de Tarlov, gracias por este artículo.
    En vuestra página, lleváis años apoyándonos cuando nos disteis voz con «Rendirse no es una opción».
    Mi más infinito agradecimiento, en mi nombre, y en el de la Asociación a la que represento.
    La rigurosidad del artículo es excepcional.
    Han pasado unos años desde que escribí «Rendirse no es una opción», y la enfermedad ha seguido un curso que no esperaba. Aún así, hoy en día mi afirmación sigue siendo la misma y nuestra lucha continúa.

  7. Gracias por éste gran artículo Doctora Madariaga, pertenezco a @quistestarlov y de verdad se lo agradecemos en el alma por todo el apoyo que recibimos de ustedes tanto Ana José , Manuel y yo misma.
    Explican perfectamente que son los Quistes de Tarlov y es para nosotroa tan importante que se conozca y reconozca que en muchas personas nos produce mucha sintomatología llegándonos a incapacitar.
    Un saludo, mil gracias y eternamente agradecida

  8. Dra., no sé cómo agradecerle esta entrada. Significa mucho, muchísimo para los pacientes con Quistes de Tarlov sintomáticos, incluso para aquellos que no lo son.
    Sabemos la controversia que genera este hallazgo, pero es muy bonito ver cómo alguien que trata de ayudar a los pacientes en su lucha contra el dolor, puede tomarse la molestia de recopilar información y llegar a conclusiones.
    Estas, pueden ser de mayor o menor agrado, supongo que todo es en función del cristal con que se mire y desde el mío… Mil Gracias Dra Madariaga.
    Un abrazo con todo mi corazón y el de los @quistestarlov

Los comentarios están cerrados.