Dolor agudo y dolor cronico 5/5 (3)

En función de su intensidad, duración, localización y origen los médicos de las Unidades del Dolor pueden hablar de Dolor agudo y Dolor crónico. Ambas manifestaciones son distintas. En este artículo te ayudamos a comprender sus diferencias.

El dolor agudo aparece como una señal de aviso de que algo en nuestro cuerpo “no va bien” y suele estar bien localizado lo que facilita  la detección y localización de las enfermedades o lesiones. Su intensidad y duración es proporcional a aquello que lo causa: una infección en la boca por una caries no tratada, un golpe en la rodilla por una caída, una quemadura… El dolor agudo puede aparecer también después de una intervención quirúrgica y normalmente desaparece cuando nos curamos.

Pero a veces el dolor se mantiene durante mucho tiempo -más de tres meses- sin que los tratamientos convencionales lo alivien; ni el reposo ni la cirugía o la medicación habitual hacen que desaparezca…  En estos casos hablamos de >dolor crónico. Si necesitas más información, visita “Lo que necesitas saber sobre el dolor crónico”. 

Este puede tener muy diferentes orígenes -una lesión, una infección, un proceso oncológico (cáncer), una operación quirúrgica…- o no tener una causa física que lo produzca…  Llegando a ser una enfermedad en si mismo.

El dolor cronico afecta a más de 4 millones en España y supone un problema personal, médico, económico y social.

Pensamos al dolor como un síntoma, pero hay casos en que el sistema nervioso desarrolla ciclos de retroalimentación y dolor que se convierten en una terrible enfermedad por sí misma. A partir de la historia de una joven cuyo esguince en la muñeca se convirtió en una pesadilla, Elliot Krane habla sobre el complejo misterio del dolor crónico y analiza los hechos que apenas estamos aprendiendo acerca de su funcionamiento y tratamiento.

Conferencia filmada en Marzo del 2011 en Longbeach, California

Traducido al español por Ana María Pérez

¿Te ha gustado? ¿Compartes? Gracias por ayudarnos a difundir