Cuando acudir a un psicólogo 4.67/5 (3)

¿Te ha gustado? ¿Compartes? Gracias por ayudarnos a difundir

Todo el mundo tiene alguna vez en su vida una situación muy difícil de superar, que no sabemos por dónde empezar a resolverla y a raíz de eso nuestras emociones empiezan a caer en picado. Es entonces cuando la gente de nuestro alrededor nos recomienda acudir a un psicólogo, aunque no todo el mundo acepta de buena gana ese consejo

¿Por qué? Mucha gente cree que si vamos a este centro especializado se nos tachará de locos, y eso no es así.

Una de las acciones más complicadas es saber dar el primer paso y acudir a la consulta de un psicólogo, no únicamente por el pensamiento anteriormente descrito, sino que también sentiremos vergüenza o miedo a lo que pueda pasar, o si consideran que nuestro caso es muy grave.

psicologo-dolor

Con todos los avances que se han logrado hacer en los últimos años en este campo, aun me cuesta asimilar que a la gente le siga costando tanto alejarnos de esta terapia, que puede ayudarnos y hacer que volvamos a recuperar la sonrisa

Entonces nos llega la pregunta ¿Cuándo acudir a un psicólogo?

Desde el centro de psicólogos en Pamplona Kunap nos ayudan a resolverla.

Para mejorar

Aunque no queramos creerlo, no existe ninguna norma que nos diga “ahora es cuando debes ir al psicólogo”, ni ninguna que nos obligue a hacerlo. Todo dependerá de cada uno y de su fuerza de voluntad. Por norma general, la gente que acude a estos centros especializados lo hace con un único objetivo, mejorar y volver a sentirse a gusto consigo misma, sin importar si se refiere a lo físico o a lo emocional.

Tener una buena autoestima propia es fundamental si queremos disfrutar de la vida, aceptarnos tal y como somos sin que existan complejos por ello, que desaparezcan de nuestra cabeza esos pensamientos negativos que no nos dejan avanzar y saber diferenciar cuando hacemos algo mal. Todo esto nos permitirá crecer y evolucionar como seres humanos.

Malestar continuo

¿Quién no ha tenido algún día en el que no le apetezca hacer nada? El problema viene cuando se convierte en algo constante, cuando nos sentimos cansados, estresados y deprimidos día si día también. En la mayoría de los casos, cuando estamos cansados de nuestro ritmo de vida lo mejor que podemos hacer es tomarnos una pequeña pausa, poner todo en orden y seguir adelante.

Si aun con esas no conseguimos avanzar, se convierte en algo recurrente y no hacemos que nuestro estado de ánimo mejore, entonces es cuando debemos plantearnos si la mejor opción es optar por la ayuda de un psicólogo.

Este tipo de ayuda externa es capaz de hacer que, cuando estamos en un continuo estado de melancolía, somos apáticos, no logramos entender nada de lo que nos rodea ni cumplir con nuestras obligaciones… podamos darle la vuelta y empezar a ver las cosas desde otro punto de vista.

En muchas ocasiones, no podemos llegar ni a disfrutar de los más básico, como una salida al parque con los amigos, no sabemos hablar en público, tenemos algún tipo de miedo irracional, en este tipo de casos no debería darnos vergüenza contar con algo de ayuda.

Otro tipo de causas

Existen cientos de razones más por las que sería bueno plantearse si acudir o no a un psicólogo, como que cualquier comentario que oigamos nos den ganas de llorar, no podamos conciliar el sueño e incluso concentrarnos, si nos cuesta expresarnos o demostrar lo que de verdad sentimos, estamos continuamente en un estado de nervios y ansiedad e incluso si no tenemos apetito sexual.

No todos los problemas vienen interiormente, algunos son causados por una fuente exterior o una tercera persona que nos hace derrumbarnos o empezar a sentirnos mal con nosotros mismos, como un divorcio, casos de infidelidad, si has sufrido abusos o malos tratos, tienes algún problema grande con tus amigos. En todos estos casos es buena idea acudir a un psicólogo, ya que, al tener una mirada objetiva de tu situación, sabrá aconsejarte mejor y hacer que tu estado de ánimo se recupere lo antes posible.

Por último, todo el mundo tiene algún tipo de trauma, normalmente son causados por la niñez y también es aconsejable visitar al psicólogo para acabar con ellos. Algunos de estos casos son: maltrato, abuso e incluso violencia. Sabemos que causa mucho dolor hablar de ellas, pero lo mejor es exteriorizarlo y no guardarlo para ti.

¿Te ha gustado? ¿Compartes? Gracias por ayudarnos a difundir