Medicamentos, remedios y procedimientos antiinflamatorios 4.88/5 (8)

¿Te ha gustado? ¿Compartes? Gracias por ayudarnos a difundir

¿Alguna vez te han recomendado medicamentos antiinflamatorios para calmar el dolor?

¡Claro! Seguro que alguna vez te han recetado ibuprofeno… Y casi seguro que conoces a alguien que está tomando enantyum, celebrex o naproxeno… que son marcas muy conocidas de fármacos antiinflamatorios…  Mira en el botiquín de casa. Seguro que tienes alguno de ellos. ¿Voltadol pomada para los golpes? ¿Dalsy para los niños?

En este artículo intentaré dar respuesta a muchas de tus preguntas para que puedas acceder a ellos con más seguridad.

¿Empezamos?

Los medicamentos antiinflamatorios mal empleados pueden tener graves efectos secundarios… De ahí su mala fama.

InflamaciónLa inflamación es un proceso natural que nos protege -como el dolor- en la gran mayoría de las ocasiones. Suele ir acompañada de sensación de calor y  por la hinchazón de los tejidos afectados por la acumulación de líquidos.

Y claro con todo lo que ocurre en la inflamación…también se produce DOLOR!

En los procesos agudos -cuando te das un golpe por ejemplo- la inflamación dura unos minutos, horas, unos pocos días… Y no no siempre es necesario recurrir a un antiinflamatorio para aliviarla.

Pero en otras ocasiones el cuerpo necesita ayuda para mitigar los efectos de la inflamación: nos hace falta un tratamiento antiinflamatorio contra ella.

Esta es la razón por la que los medicamentos antiinflamatorios son un pilar básico en los tratamientos ofrecidos en las Unidades del dolor

¿Y qué son los antiinflamatorios?

Pues todo lo que nos ayude a reducir la inflamación… sencillito ¿no?

Pero no voy ha hablarte solo de pastillas, inyectables, infiltraciones, cremas, spray, gel, colirios

También contamos con procedimientos médicos que se utilizan para reducir la inflamación que aparece por una lesión aguda -muscular como un esguince, una tendinitis, tras un golpe o una inflamación en las encías que produce molestias en la boca o dolor de muelas, una inflamación en la garganta… – o por una enfermedad crónica como ocurre con en el caso de la artritis reumatoide o la artrosis.

El reposo, la inmovilización, la compresión de la zona afectada con un vendaje o la aplicación de frío son tratamientos que puedes poner tu [email protected] en práctica para reducir una inflamación de manera “natural y casera”.

Procedimientos que también pueden recomendarte tus médicos: “no muevas el pie recién vendado y ponlo en alto para que baje la inflamación…”

¿Te suenan?

Además de estos recursos a tu disposición también hay plantas que contienen sustancias antiinflamatorias. Incluso hay alimentos que tienen esa capacidad. Aquí te dejamos un enlace que te llevará a conocer información científicamente validada que está publicada en Medline Plus sobre los usos médicos de hierbas y suplementos naturales y su capacidad antiinflamatoria.

No todos los suplementos y hierbas que te recomiendan en internet tienen demostrada suficientemente su eficacia. No son equiparables al poder antiinflamatorio de los fármacos en ningún caso. Ni siquiera la arnica que es una de las más populares…


No hay evidencia de que la homeopatía o la magnetoterapia (técnica de rehabilitación) tengan ningún poder antiinflamatorio.

Muchos otros remedios que puedes encontrar en Internet no tienen efecto antiinflamatorio ni de otro tipo demostrado. Tienen solamente el efecto que nuestra confianza en mejorar les da… exclusivamente efecto placebo.

Así que… leas lo que leas… realmente no existen los antiinflamatorios homeopáticos

¿Cómo funcionan los medicamentos antiinflamatorios?

Los fármacos -pastillas, geles, infiltraciones…- contienen sustancias (principios activos) que impiden la síntesis de los mediadores causantes de la inflamación de los tejidos: las prostaglandinas deteniendo así el proceso de inflamación. Podrás entender mejor el proceso viendo el siguiente vídeo. Aunque está en inglés, cuenta con subtítulos en castellano.

¿Son todos los fármacos antiinflamatorios iguales?

Nooo. Los hay más potentes y más débiles. Unos tienen un efecto rápido y otros tardan en aliviar a los pacientes. Y como te contaba al principio, no todos son “pastillas”… ¿Te acuerdas del Reflex? También es un antiinflamatorio que se aplica en spray o en gel.

Es muy frecuente confundir el efecto que tienen algunos fármacos que actúan en el cuerpo de distinta manera. Por ejemplo, el paracetamol y el ibuprofeno son distintos. Muy diferentes en muchas cosas…

El Paracetamol y el Metamizol (Nolotil) NO SON antiinflamatorios: ambos reducen el dolor (son analgésicos) y la fiebre (antipiréticos) pero no la inflamación.

El ibuprofeno SI ES ANTIINFLAMATORIO y además alivia el dolor y reduce la fiebre

Clasificación de los antiinflamatorios

Los profesionales sanitarios clasificamos los fármacos antiinflamatorios en grandes familias en función de su principio activo:

Por un lado los antiinflamatorios esteroideos (corticoides, esteroides, corticosteroides, cortisona…)


Por otro, los antiinflamatorios no esteroideos (AINES) como el ibuprofeno o el enantyum

Además de estas dos grandes familias existe un grupo de fármacos modificadores de la enfermedad reumática (FARME) como el Metotrexato, Salicilatos y algunos otros empleados para tratamiento de la gota como la Colchicina que tienen propiedades antiinflamatorias pero no son estrictamente AINEs.

Estos fármacos te sonarán o los conocerás seguramente si tú o alguno de tus familiares padecéis alguna enfermedad reumatológica.

¿Verdad?

antiinflamatorios

¿Te ha gustado? ¿Compartes? Gracias por ayudarnos a difundir

The following two tabs change content below.
Médico especialista responsable de la Unidad de dolor del Hospital Universitario Infanta Sofía (Madrid). Ejerce su actividad privada en la consulta de dolor del hospital Universitario HM Torrelodones (Madrid)

Ultimos posts Dra María Madariaga (Ver todos)

Deja un comentario