Press "Enter" to skip to content

La migraña es un dolor de cabeza común que suele comenzar como un dolor sordo  que empeora progresivamente hasta impedir llevar una vida normal al que lo padece. La mayoría de los pacientes sufren además una sensibilidad extrema a la luz, al ruido o incluso al movimiento a su alrededor… Las migrañas suelen durar entre 4 y 72 horas…

Suele afectar a sólo lado de la cabeza, a veces de modo alternante. Muchos pacientes localizan su origen en la parte posterior de la cabeza y el cuello o detrás de un ojo.

Se pueden diferenciar dos tipos de migraña: la migraña sin aura -el 80% de las jaquecas- y la migraña con aura. Ésta se presenta como “avisos”, síntomas que  aparecen antes del inicio del intenso dolor de cabeza. Estos “avisos” pueden ser visuales (destellos y luces intermitentes, manchas o incluso la pérdida momentánea de la visión…) hormigueo o adormecimiento de las manos, pérdida de concentración o dificultad para hablar…

La inmensa mayoría de las personas que padecen migrañas sufrieron una primera crisis antes de los 30 años coincidiendo con periodos de estrés, ansiedad, alteraciones en el sueño, fatiga, cambios hormonales o el consumo de algunos alimentos procesados, derivados lácteos, alcohol o glutamato monosódico…  Algunos personas relacionan también sus ataques de migraña con ciertos olores y ruidos fuertes, luces brillantes, humo del tabaco, la abstinencia de cafeína o el ayuno…

Las migrañas no son resultado de un problema de salud serio aunque si incapacitan a quién la padece. Tu médico de cabecera podrá diagnosticar la migraña o derivarte a otros especialistas que completen tu estudio. Debes preocuparte y acudir al médico si el dolor de cabeza es inusualmente fuerte -el peor de tu vida- o si junto a él aparecen síntomas nuevos como la pérdida de conciencia, desmayos, problemas en el habla, la visión o la pérdida del equilibrio.

Ante la aparición de un brote te recomendamos que te mantengas en reposo en un lugar sin ruidos y preferiblemente oscuro. Muchos pacientes sienten alivio al relajarse por lo que puede ayudarte un baño de agua tibia o un masaje en cuello y nuca. También las compresas de agua fría y caliente alternas en la frente y la base del cuello.

No es difícil llegar a detectar que causas son los que más nos afectan y contribuyen a la aparición y/o empeoramiento de las migraña. Puede ayudarte a localizarlos el empezar un pequeño diario en el debes anotar las horas de comienzo y final del dolor, cómo has dormido últimamente, si comiste algún alimento típicamente relacionado con la aparición de las migrañas antes de su aparición. Apunta también que estabas haciendo y cómo te sentías antes de que aparecieran las molestias y por supuesto, qué te ayudó a superar el brote.

La mayoría de las personas mejoran simplemente cambiando algunos de sus hábitos de vida vigilando especialmente sus comidas y aprendiendo técnicas de relajación; las tensiones emocionales como el estrés suelen empeorar y hacer más frecuentes estos dolores de cabeza.

Gracias por ayudarnos a difundir ¿Compartes?
The following two tabs change content below.
Médico especialista responsable de la Unidad de dolor del Hospital Universitario Infanta Sofía (Madrid). Hasta abril 2017 formó parte de la unidad del dolor dirigida por el Dr. David Abejón (Grupo Quiron). Previamente fue responsable del tratamiento del dolor en el Hospital Oncológico Madrid Norte Sanchinarro.

Comments are closed.