Press "Enter" to skip to content

Todos nos hemos sentido estresados alguna vez. Por motivos negativos como problemas laborales o positivos como el nacimiento de un hijo. Pero… ¿Qué es el estrés y qué relación tiene con el dolor?

El estrés se define como el conjunto de reacciones fisiológicas que prepara al organismo para la acción. No siempre es patológico, a veces es necesario ese proceso de adaptación para resolver las demandas de la vida, porque da la energía para sobrellevar situaciones como cambios laborales, responder a un examen…
Estres y dolor

La respuesta adaptativa (normal) del cuerpo a las situaciones provoca cambios en diferentes sistemas: hormonal, bioquímico, cardiovascular, neuroendocrino, sistema nervioso, muscular y psicológico. Pero cuando los niveles de estrés son muy altos esos cambios se alteran, no responden de forma normal y puede tener consecuencias negativas para la salud y bienestar.

Ese estrés más constante es el que nos perjudica y del que nos ocupamos ahora. La mayoría lo describimos como sensación de agobio, preocupación y como que no podemos llegar a todo. El estrés puede afectar a cualquiera sean cuales sean sus circunstancias en la vida.

El nivel de estrés anormalmente elevado puede venir por una demanda excesiva del ambiente respecto a los recursos de que dispone la persona o interna como se ve en personas con niveles de autoexigencia muy elevada y trae consigo un conjunto de reacciones emocionales desagradables como la ansiedad, la rabia y la tristeza.

Esto tiene una relación directa con la salud y por lo tanto con el dolor, incrementando las sensaciones dolorosas ya presentes o provocando la aparición de nuevas dolencias.

Varios estudios han demostrado que el estrés influye en el sistema inmunológico del organismo y es conocida la relación existente entre el estrés y los trastornos gastrointestinales y su influencia en problemas cardiovasculares.

Junto con otras características personales afecta de forma significativa a la progresión de la fibromialgia, la artritis reumatoide, las cefaleas tensionales…

El dolor crónico es de por sí una situación potencialmente estresante: una sensación desagradable, mantenida en el tiempo, que escapa a nuestro control, dificulta o impide el desempeño laboral, las relaciones sociales y el ocio.

Por otro lado, provoca además alteraciones en todos esos sistemas del cuerpo de los que hemos hablado con anterioridad, que se suman a la respuesta de estrés, generando un incremento en los síntomas tanto de dolor como de estrés.

Por ejemplo, el dolor provoca que nuestros músculos estén en tensión, en ocasiones nos genera tanto malestar que incrementa la tasa cardiaca, provoca angustia, rabia… y todas estas respuestas las encontramos igualmente como consecuencia del estrés.

En los trastornos de dolor se dan las dos vertientes: el dolor produce estrés y el estrés incrementa el dolor, dándose así una situación imposible de resolver si no se afrontan los dos problemas.

La intervención psicológica en el dolor apoya a los pacientes a afrontar esas situaciones de estrés asociadas al dolor, con técnicas altamente conocidas de la psicología adaptadas a cada paciente y a la patología de dolor que presenta, como técnicas de relajación, técnicas cognitivas para el afrontamiento al estrés, técnicas de resolución de conflictos o de toma de decisiones.

Un estilo de vida saludable a todos los niveles incluyendo una alimentación idónea, corrección de la vida sedentaria, relaciones sociales sanas y ocio saludable ayuda también a disminuir el estrés y por lo tanto el dolor.

Gracias por ayudarnos a difundir ¿Compartes?
The following two tabs change content below.
Psicóloga Sanitaria Master en tratamiento del dolor. Colabora actualmente con dos de los equipos más prestigiosos de Madrid: la Unidad de Dolor dirigida por el Dr. Abejón (Grupo Quirón) y la Clínica del Dolor de Madrid dirigida por el Dr. Reig. Colabora como psicóloga y otras funciones relacionadas con el tratamiento del dolor en Boston Scientific.

9 comentarios

  1. catherine vasquez 07/10/2017

    hola muy interesantes, sus articulos, de como la vida actual nos presiona y mas si existe una enfermedad cronica es importante mantener un control fisicoy mental para llegar a la remision y la condicion no te impida hacer lo que mas te gusta hacer.

  2. joana 02/20/2017

    El sedentarismo es uno de los principales problemas de salud a nivel mundial. Con un poco de ejercicio podemos evitar el estés y la ansiedad que pueden ser la causa de un dolor crónico como bien decís. Buen artículo!

  3. Pilar Forteza 09/14/2016

    Un artículo muy interesante

  4. Manuela de la Torre Galera 07/01/2016

    Todo lo expuestos es así real, y cuando se fija en el tiempo, llegando a olvidar como fueron aquellos años sin dolor, no lo puedes percibir ya….se han borrado..

  5. Dina Bayarres 05/26/2016

    Podrian ayudarme .mi medico solo me recomendo.gabapertina..pero no me hace hi nada y sufro orrores..y dicen que en Uruguay no hay otra medication Para la fibromialjia..no se que hacer Para poder tener un dia sin dolor

    • Tu vida sin dolor 06/05/2016

      Hola!
      Nos pides una Consulta médica y como bien sabes, esto no es un consultorio de dolor.
      Por favor, contacta con tus medicos y explícales abiertamente tu situación y tus dudas..O trata de obtener una segunda opinión.
      Evidentemente la fibromialgia necesita seguimiento de soporte por tu médico, por un psicólogo y precisa que realices ejercicio físico suave con regularidad
      Un saludo
      Tuvidasindolor

  6. cecilia de la hoz 05/26/2016

    Muy interesante y completo .sufro de dolor cronico y con esta tematica he comprendido mucho respecto a la etiologia y efectos del mismo.

Los comentarios estan deshabilitados, pero se permiten trackbacks y pingbacks.