Press "Enter" to skip to content
Gracias por ayudarnos a difundir

¿Sabías que un dolor neuropático puede ser tan terrible como para que alguien decida acabar con su vida?

¿Imaginas sufrir tanto? 

Me he propuesto explicarte el dolor como nunca te han contado. Mis pacientes siempre me dicen: Miranda explícamelo para que yo lo entienda.

A ver si lo consigo… Porque entre tu y yo, qué hace una trauma como yo hablando de dolor en un sitio como este? Pues intentar dar una visión simple (o simplista) de un problema como es el dolor muy muy complejo.

Es un berenjenal en el que me he metido yo solita y que intentaré salir airosa. (Deberás leer hasta el final para decidir si lo he conseguido).

 

El dolor según el tiempo de padecerlo

Puedo ver a diario la cara y el cuerpo de los que sufren dolor. Y a menudo lo llevan con una dignidad que estremece. Hay una frase que me perturba enormemente: Doctora, yo puedo acostumbrarme a vivir con ello, pero me aliviaría enormemente saber que esto tiene fecha de caducidad. Con eso me conformo. Ese tipo de dolor, es el dolor crónico. Quizá el peor de llevar, porqué la incertidumbre de no saber, es lo peor…

En Europa 1 de cada 5 personas tiene dolor crónico. Ahí lo dejo…

Luego tenemos el dolor agudo. Ah, ese si! Ese lo he padecido yo – dirás-.

Mi maldita muela. (Odias acudir al dentista…)
Con la dichosa regla. (La regla no debe doler!)
El día que parí a mi hija. (Benditas periduales!)
El día que un señor “parió” una piedra de riñón. (Cólico renal…)

Te aseguro que la primera vez que ví la cara de un paciente que padecía un cólico renal fue revelador. Esa palidez, esa sudoración, ese mareo. Lo ves una vez y ya no lo olvidas.

 

Y antes de entrar en materia. Permíteme un apunte…

Unas nociones básicas para que puedas entender la complejidad de un dolor.

En el sistema nervioso tenemos dos estructuras diferentes

>El cerebro que tiene la función de integrar, interpretar los mensajes que le llegan de los nervios periféricos; se trata del “ordenador de abordo”. El que lo controla todo.

>Nervios periféricos
Permíteme un apunte sobre los nervios -el sistema nervioso periférico- y los dos tipos de cables que poseemos todos:

  • El sistema nervioso; el que de manera activa tu controlas.
    “Mueve un dedo”: y va el dedo y se dobla. (Este es el que todo el mundo entiende).
  • Y el sistema autónomo. El simpático y parasimpático.

Este sistema permite que se mantenga el calor, que se muevan los intestinos. También permite que respires o que tu corazón lata sin tener que pensar que es imprescindible. Es eso, autónomo.
Si continuamos con las metáforas, serían partes específicas del cuerpo, con detectores propios que ante pequeños cambios sutiles, pueden hacer funciones solos.

 

El dolor según origen

Cada vez que leo la clasificación, me mareo. No puede haber nada menos entendible?
¡Te aseguro que me romperé los cuernos para que de una vez por todas lo puedas entender!

 

Dolor nociceptivo

¿Noci… que? Dolor nociceptivo.

Si nos dejan escoger, ese es el que querríamos tod@s porque tiene “fecha de caducidad” y una función protectora.

Me rompo la muñeca y el dolor lo llena todo, pero se me pasará cuando me cure

El dolor nociceptivo tiene fecha de caducidad y una función protectora

Este es el dolor que se tratar como traumatóloga: el fácil. El normalito. Que se pasa pronto… Esa es la teoría.

Si bien he de decir que cuando un dolor nociceptivo se prolonga en el tiempo vamos mal.

A partir del tercer mes con dolor empiezan los problemas; un dolor nociceptivo puede derivar a un dolor neuropático por lesión del “cableado” de los nervios…

Aquí puedes leer más sobre como a medida que pasan los meses cambia el “mapa cerebral” de “detección” del dolor.
paciente con dolor neuropatico

 

Dolor neuropático

En este caso, el cerebro y los nervios (sistema nervioso periférico) se vuelven “locos”. Aparece un “cortocircuito” … Digamos que dejan de hablar el mismo idioma y empiezan los problemas.

El dolor neuropático, el que nos vuelve locos a todos, pacientes, familia y médicos…

Y los enfermos te lo describen así: quemazón, descarga eléctrica, pinchazos, peso que te dobla, me cortan por la mitad y todos los sinónimos que se os ocurran. Es un tormento. Y lo que es peor. No tiene fecha de caducidad.

Recuerdas que para que todo vaya bien: cerebro y nervios periféricos hablen y entiendan el “mismo idioma”.

Digamos que cerebro y nervios dejan de hablar el mismo idioma y empiezan los problemas.

Puedes imaginar que el cerebro que hable y entienda en francés, y que los nervios periféricos (los que van a los brazos y piernas) que hablen y entiendan en inglés. Un lío? Pues si, un lío.

Pues eso sería la causa del dolor neuropático.

 

Un ejemplo doméstico para comprender un poco más el sistema nervioso…

En tu hogar, tienes calefacción central. Y en tu comedor, alojas el dispositivo regulador que controla a qué temperatura se enciende y a que temperatura se apaga tu calefacción. Ese sistema contiene un termómetro exacto. Un sistema autónomo.

Un día, se estropea el termómetro. Y detecta frío en el comedor (pon 5º). Empieza a subir la temperatura de los radiadores y la caldera no para. (El sistema autónomo se ha vuelto loco.)

Llegas tu a tu domicilio, y tu casa está a 30º. Tu, que eres el “cerebro”, decides parar la calefacción de tu casa.
Este sería un ejemplo fácil para entender como funciona un sistema nervioso autónomo.

 

Dolor neuropático, un despropósito

El origen del dolor neuropático sería una lesión inicial en esos nervios que los dejaría lesionados y funcionando mal.

Eso genera un despropósito donde nada es lo que parece…

Ese “cortocircuito” reinterpreta mal la información que recibe. Mínimas rozaduras o alteraciones en la piel (caricias) pueden despertar el dolor más álgido inimaginable. Y presiones que deberían doler algo, provocan una reacción ampliada. (duelen muchísimo más).

En ocasiones además, se altera la sensibilidad, la temperatura del miembro alterado y vascularización (la cantidad de sangre que llega a la parte que padece ese martirio) además de aumento de la sudoración de la zona como en la enfermedad de Südeck (también llamada distrofia simpático refleja) o Sidrome de Dolor Regional Complejo.

 

Mi profe de dermatología en la facultad lo tenía claro…

El Doctor Joan Vilaplana, el primer día llegó y lo soltó, lo repitió hasta la saciedad durante todo el año. El doctor se conformaría en que no recordáramos nada de la dermato.

Si tenía clarísimo que NADIE -que fuese médico- podía no tratar adecuadamente un herpes zoster (culebrilla). Pues un herpes no tratado desemboca muchas veces en un dolor neuropático.

Amenazó y dijo textualmente: “En el examen final preguntaré el tratamiento del Herpes. Quien no lo sepa, le suspendo la Dermato. Me da igual que sea lo único que no sepa. No puede existir un médico que no sepa evitar un dolor neuropático.”  Y cumplió.

He de decir que el ímpetu y la energía de ese doctor ha hecho que como trauma, esté capacitada a tratar un herpes.

 

 Dolor neuropático. Ansiedad y depresión

Si lees sólo para comprender lo verás claro. Si lees porque lo padeces te sentirás comprendida.

Padeces de dolor neuropático. Tus nervios periféricos responden de manera desproporcionada a estímulos. Un roce suave, una caricia, provoca una cascada de dolor que te dobla una vez y otra. Cada vez que puede pasar algo parecido, algo potencial a lo que provocó tu ataque de dolor, tiemblas.

Y así un día tras otro, un día tras otro. Poco a poco empiezas con conductas de evitación. No quieres que te toquen, no puedes soportar más. Un cambio, un detalle lo altera todo y vuelves a sufrir. Vives en bucle. Evitando todo lo que puede provocar otro ataque.

Y sin quererlo tu carácter se torna más triste. Y te sientes incomprendida.

Ni tu dolor no se puede medir, ni tus lágrimas son proporcionales a tu sufrimiento.

E intentas sin éxito que los que te quieren, y están contigo, puedan ponerse un instante en tu piel.

Estudios científicos. Dolor, ansiedad y depresión.

Añadiré que estudios científicos han comprobado que los “circuitos alterados” por dolor crónico de “comparten” con la depresión y ansiedad. AQUÍ

 

Y mientras lees esto sonríes, porque tu eso ya lo sabías

Te habías percatado que si estás tranquilo todo más o menos “fluye” si estás agobiado el dolor se multiplica. En situaciones relajadas -haciendo algo que te gusta- sabes perfectamente que tu dolor es llevadero, y un calvario ante situaciones de estrés.

 

pacientes-sin-dolor

 

Las unidades del dolor. Un futuro y esperanza

Cualquier médico de nuestro entorno está capacitado para tratar el dolor nociceptivo -el normalito-.

El problema aparece cuando queremos tratar el dolor crónico y dolor neuropático pues tienen unos mecanismos más complejos.

Las unidades del dolor están formadas por sanitarios especialmente sensibilizados ante estos dolores complejos.

Anestesistas que se forman y especializan en dolor, Psicólogos, Neurólogos, Internistas, algún Trauma rezagado y afortunadamente cada vez mas médicos de familia saben tratarlo. El resto -entre los que me incluyo- necesitaríamos un reciclaje y formación importante, pues las investigaciones y avances se han dado estos últimos años.

Las unidades del dolor deben de estar formadas -como ocurre en esta web- por equipos multidisciplinares que intenten ayudar de manera integral al paciente que sufre.

Sabes que…

El dolor no es solo eso, es sufrimiento y soledad, sufrimiento e incomprensión

Ojalá este artículo te haya aclarado dudas. Tu búsqueda en la red y nuestro encuentro de hoy haya sido revelador para ti. Hayas aprendido y comprendido un poco más sobre ello.

Me apetecía explicarte el dolor como nunca te habían contado. Si no le he conseguido, al menos espero no haberte defraudado mucho, si lo he logrado me daré por satisfecha.

Gracias.

¿Te ha gustado?

Gracias por ayudarnos a difundir
The following two tabs change content below.
La doctora Eugènia Miranda es traumatóloga en el Hospital de Sant Pau i Santa Tecla de Tarragona. Es autora del blog http://mirandatrauma.com en el que encontrarás información sobre Traumatología y Medicina General escrita en un lenguaje claro y sencillo respondiendo a lo que le dicen sus pacientes en consulta “Miranda: explícamelo para que yo lo entienda”

Primer comentario

  1. Maria Recasens Marti 05/17/2017

    Todas las dudas ,aclaradas un gran trabajo para todos los pacientes ,Muchas gràcias Dra:Miranda fantàstica como medico como persona enhorabuena..!!@

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *